Ausiasmóvil, Servicio Oficial Seat en Valencia
Ausiasmóvil

Noticias Seat

70 años de coches deportivos compactos.

70 años de coches deportivos compactos.
Lunes, 9 de noviembre de 2020

Qué tienen que ver un ligerísimo coupé de solo 720 kilos y propulsión trasera con un tracción delantera polivalente de cinco plazas que triplica su potencia? Ambos simbolizan cómo SEAT ha sabido sintonizar siempre con su público. SEAT descubrió muy pronto que los vehículos deportivos abrían la puerta al corazón del público más joven. Y los jóvenes son el público principal de SEAT.

Revolucionar, cuando ha sido necesario. Si hace 60 años los coupés hacían furor, hoy ni siquiera se llevan las carrocerías con tres puertas. Con motivo de los 70 años de SEAT vamos a hacer un rápido repaso por coches que fueron iconos para el mercado español de coches deportivos y objetos de deseo entre los jóvenes de todas las épocas.

SEAT 850 Coupé: Corazón latino

En 1966 España se motorizaba a gran velocidad. Al SEAT 600 le había salido un hermano mayor, un turismo, más grande y más capaz, el 850. Solo un año más tarde nacía uno de los primeros coches aspiracionales producidos en España, el 850 Coupé. Cierto, era una evolución del SEAT 600. Llevaba el motor detrás, la propulsión se encomendaba a las ruedas posteriores y se trataba solo de un 2+2 plazas.

El precio del 850 Coupé se fijó en 105.000 pesetas de la época, un 30% más caro que la berlina 850. Un sobreprecio que quien podía pagaba gustosamente, porque el 850 Coupé ponía al alcance de sus usuarios aquello del placer de conducir. El motor del 850 recibía un carburador de doble cuerpo y mayor relación de compresión para incorporarlo al Coupé. Con estas medidas, la potencia se disparaba en 10 CV, hasta proporcionar 47 CV a un régimen elevado para la época, 6.200 rpm. Junto con su aerodinámica silueta, esto le permitía alcanzar los 140 km/h. Para adecuar el chasis a las prestaciones, el 850 Coupé fue el primer SEAT que recibió frenos de disco delanteros. Con 720 kilos de peso, la agilidad y la diversión estaban garantizadas. Dos años más tarde, en 1969, la potencia subió a 52 CV al incorporar un motor que sería clásico en SEAT, el 903 cm3. Con él, cambió la denominación a SEAT 850 Sport Coupé y se distinguía de lejos con sus dobles ópticas, tanto delante como detrás. No hay que extrañarse de que aquellas fiestas de los 60 tomaran otro rumbo cuando quien llegaba a ellas se bajaba de aquel 850 Coupé.

Contacto

El objetivo de tratar sus datos personales, es poder ofrecerle el servicio y/o producto solicitado. Sin embargo, puede aceptar las finalidades que necesite marcando la casilla correspondiente y clicando en el botón ENVIAR.

Enviando

(*) Campos obligatorios

Últimas noticias